Síguenos

CLAVES PARA ACTUAR A TIEMPO

 

NO TE PASES. ENTIÉNDELE
No te excedas protegiéndoles. Los hijos no necesitan vigilancia constante, lo que demandan son padres y madres dispuestos a comunicarse, a compartir dudas y transmitir seguridad y ayuda.

 

La adolescencia es una etapa delicada. Aquí ya no sirven actitudes autoritarias sin más, es fundamental demostrar tu apoyo a sus proyectos y alentar su interés por lo colectivo.

 

NO TE INTIMIDES Y ACTÚA
No te asustes ante la magnitud del desafío de educar. Y no te desentiendas. Haz algo, habla, pregunta, actúa, hazte notar. Aunque te equivoques, siempre será mejor que no hacer nada. En los momentos de crecimiento y desarrollo es cuando más atentos y más disponibles tenemos que estar. Cuentas con tu sentido común y con tu cariño.

 


 

PONLES LÍMITES. ANÍMALE
No tienes que permitirles todo. Tus hijos no necesitan tener todo lo que se le antoje ni hacer todo lo que quieran. La educación también exige poner límites. La disminución de las edades de inicio a los consumos multiplica los riesgos.

 

Todo el cariño y la seguridad que puedas darles serán bienvenidos.

 

NO TE CONFIES. CUANTO ANTES MEJOR
Empieza lo más pronto posible. Los primeros años son los más importantes. En ellos, tus hijos sientan las bases de la confianza, la autonomía, la cooperación, y el manejo de la frustración.